60Hz vs. 120Hz vs. 240Hz – Explicación de la Tasa de Refresco de los Monitores

El gaming es principalmente experiencia. Depende de muchos factores, incluyendo el tipo de monitor que uses. La pantalla es una parte crucial, de hecho. No importa cómo de potente es el juego, la tarjeta gráfica y otros componentes. Si tu monitor no es capaz de renderizar los efectos visuales correctamente, entonces nada de eso cuenta. Un monitor con una tasa de refresco alta es lo que necesitas para una experiencia gaming fluida.

Tasa de Refresco

La tasa de refresco de un monitor también se conoce como frame rate, tasa de escaneo horizontal, frecuencia vertical, o simplemente, frecuencia. Es la tasa a la cual el frame se refresca, o la imagen de pantalla se renueva. Así que, en un monitor con tasa de refresco de 60 Hz, eso significa que la pantalla se redibuja 60 veces en un segundo, es decir, que obtienes 60 frames por segundo. Lo que ves en la pantalla es un video reproduciéndose de forma fluida y constantemente en movimiento. Pero en realidad eso no es más que una serie de imágenes fijas. Pero cambian muy rápidamente para darte la impresión de que las cosas están en movimiento. El refresco no es fácilmente visible, ya que es demasiado rápido para el ojo humano.

60Hz vs. 120Hz vs. 240Hz

Entonces, ¿por qué es tan importante la tasa de refresco? Cuanto más a menudo se refresque la pantalla del monitor, más suaves aparecen los efectos visuales. Se hace para asegurar que el refresco no se aprecia. Una baja tasa de refresco podría ocasionar que la pantalla parpadeara. Después de permanecer mirando mucho tiempo, eso puede causar fatiga ocular. Además, cuando estás jugando, necesitas una alta tasa de refresco para que los gráficos rendericen de forma fluida. Si la tasa es inadecuada, un ligero desenfoque o borrón aparece en los objetos que se mueven rápidamente en la pantalla.

60Hz vs. 120Hz vs. 240Hz

Para pantallas que usen la tecnología LCD, la tasa de refresco es importante. Esto es por la manera en que los píxeles individuales en una pantalla LCD se estructuran, y por la cantidad de tiempo que lleva cambiarlos. Algunas personas son más sensitivas al desenfoque por movimiento que otros. E incrementar la tasa de refresco es la mejor forma de combatir estos desenfoques. Y aquí es donde las diferentes tasas de refresco de los monitores entran en juego.

60Hz vs. 120Hz vs. 240Hz

Por lo general, los videos están grabados a 24, 30 o 60 frames o cuadros por segundo. Por lo tanto, el monitor que uses necesita usar algún algún tipo de software para crear frames extra y llegar a la tasa de refresco requerida. Para un video a 30 FPS, un monitor de 60 Hz necesitaría duplicar el número de frames, y un monitor de 120 HZ tendría que crear 90 frames adicionales. Para un monitor de 240 Hz, serían 210 frames adicionales.

Los monitores antiguos solían duplicar los frames para rellenar los que faltaba. De esta forma, un monitor de 60 Hz mostraría cada frame dos veces para un video de 30 FPS. Incluso aunque el ojo humano puede que no capte este duplicado, tampoco ayuda mucho frente al desenfoque. Otra opción era interrumpir la luz trasera del LCD entre los frames. Así, cada frame alternativo estaría en blanco, en lugar de ser un frame duplicado como en el ejemplo de arriba. Esto tiene que hacerse de forma muy rápida para evitar parpadeos.

Frames interpolados

Hoy en día se utiliza una nueva tecnología. Los HDTVs y monitores 4K disponibles tienen procesadores realmente potentes. Y gracias a ellos ha surgido el concepto de frames interpolados. En este caso, el software está incorporado en el monitor para comparar los frames uno tras otro. Tras la comparación, crea un frame que encaje entre los frames para igualar cualquier cambio que exista entre dos cuadros comparados. Así pues, para un video de 30 FPS reproducido en un monitor de 60 Hz, el software crea un frame extra que es el punto medio entre dos frames consecutivos y lo encaja entre ambos.

60Hz vs. 120Hz vs. 240Hz

Para monitores con un refresco de 120 Hz y 240 Hz, la técnica de interpolación es incluso más avanzada. Los monitores d 120 Hz crean tres cuadros por cada par de frames en un video a 30 FPS, y el monitor de 240 Hz crea siete. Esta es una efectiva técnica que ayuda al monitor a rendir mucho mejor.

¿Por Qué Elegir un Monitor Gaming?

En lo que se refiere al gaming, ya seas un jugador hardcore o uno casual, definitivamente quieres un monitor con una alta tasa de refresco. Y ahí es donde los monitores gaming entran en escena. Aquí van algunas razones por las que deberías optar por un monitor con una alta tasa de refresco:

Mejor resolución de movimiento

Una mayor tasa de refresco te ofrece un movimiento mejorado. Esto se percibe en lo nítidas que aparecen las imágenes en movimiento. Con tasas bajas, y aunque el cerebro ponga los diferentes frames juntos, los detalles se pierden por el camino, provocando imágenes borrosas. Una mayor tasa de refresco otorga al cerebro más información y disminuye el desenfoque. Hay quien es más sensible a este efecto que otros y pueden notar fácilmente la diferencia. Pero la experiencia, definitivamente, es mejor en monitores con una alta tasa de refresco.

Desgarro de pantalla reducido

La diferencia entre la tasa de refresco y el frame rate causa lo que se conoce como desgarro de pantalla en los juegos. Cuando una tarjeta gráfica emite frames a una tasa mayor que la tasa de refresco del monitor, el monitor es incapaz de gestionarlos. Como resultado, a veces la mitad de los frames se muestran juntos en pantalla, causando un problema molesto que cualquiera puede notar fácilmente.

60Hz vs. 120Hz vs. 240Hz

El V-sync es una solución común para controlar el desgarro para pantallas de 60 Hz. Funciona limitando el frame rate del juego a 60 Hz. Sin embargo, puede causar un lag de entrada y limitar el potencial del PC. Afecta al rendimiento.

Mejor respuesta

La tasa de refresco de un monitor afecta al lag de entrada. Puede ser realmente molesto para gamers hardcore, o para aquellos a quienes les guste que sus juegos vayan fluidos. Esto afecta especialmente a las personas más sensibles a este tipo de efectos visuales.

¿Cuál Elegir?

La mejora a la hora de usar un monitor con una alta tasa de refresco no es fácilmente visible. Sin embargo, definitivamente brinda una mejor experiencia. Los monitores con una tasa de refresco de 120 Hz se considera que tienen una calidad de imagen mucho mayor y una capacidad de procesado también más alta. Podrías jugar fácilmente a tus juegos sin preocuparte por la fatiga visual o cualquier tipo de lag. Un monitor de 240 Hz es más que nada una cuestión de marketing. En cuanto a un monitor de 60 Hz, desde luego no te ayudará a conseguir la mejor sensación a la hora de jugar que querrías.

Al final, es una cuestión de experiencia. Es mejor invertir más y disfrutar por completo que arrepentirte luego. Echa un vistazo al monitor y a su capacidad de renderizado antes de hacer tu compra.

Lee mas:
HDMI vs DisplayPort vs DVI vs VGA vs USB-C
Monitor para Gaming
Mejor Monitor para Edicion de Fotografia

One comment

  1. Quisiera su opinión, un TV Lg 55″ con tasa refresco 60Hz versus Sony antiguo
    55″ tasa refresco 240, mismas características, cual es mas conveniente?
    Gracias

Join the Conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *