FreeSync vs G-Sync: ¿Vale la pena el FreeSync?

Respuesta Corta

A diferencia de G-Sync, el FreeSync de AMD no cuesta mucho; de hecho, con la mayoría de los más nuevos monitores LG, Samsung, y BenQ, la tecnología FreeSync viene gratis. NVIDIA G-Sync requiere que un chip patentado sea instalado dentro del monitor, lo que añade un precio al monitor, pero también es un poco mejor que AMD FreeSync. No es realmente notable y no vale los $150 adicionales que NVIDIA G-Sync añade al costo del monitor. Con AMD FreeSync, no experimentarán ruptura de la pantalla o tartamudeo en su experiencia de juego.

Lee mas:

FreeSync está disponible de forma gratuita en muchos de los nuevos monitores LG, Samsung y BenQ, y continuará siendo soportado en el futuro por los fabricantes de los monitores. Si ya tienen una tarjeta gráfica compatible (R7 260 series y superiores), serán capaces de usar la función FreeSync. Ya que no estarían pagando nada de dinero adicional por un monitor que soporte la asombrosa tecnología FreeSync, es seguro decir que vale la pena. FreeSync es simplemente indispensable en estos días si tienen un GPU compatible. No van a reemplazar su monitor en el futuro cercano, así que, ¿por qué no invertir en uno bueno?

Si tiene un GPU NVIDIA, debería optar por un monitor que soporte NVIDIA G-Sync, aunque eso añade una cantidad al precio original del monitor.

¿Qué es FreeSync?

Puede que hayan notado una función llamada Vsync en algunos videojuegos. Una vez habilitada, esta función permite tener una velocidad de fotograma más estable, lo cual elimina la ruptura de pantalla. Sin embargo, puede introducir una pequeña cantidad de retardo de entrada – la cual puede ser imperceptible para algunos, pero insoportable para otros. Vsync limitará la velocidad de fotograma a la tasa de refrescamiento máxima de su monitor, para que si su GPU produce más cuadros que esto, los cuadros no sean mostrados, por lo tanto evitando la ruptura de pantalla. Sin embargo, si su GPU produce menos cuadros, encontrará tartamudeo de la pantalla. FreeSync se encarga de ambos problemas en adición a reducir el retardo de entrada.

Lee mas:

Mientras que los monitores regulares tienen tasas de refrescamiento establecidas, usualmente a 60Hz, 120Hz y 144Hz, los monitores para PC con la tecnología Adaptive Sync presentan una tasa de refrescamiento dinámica. Por ejemplo, un monitor de 60Hz refresca la imagen en la pantalla 60 veces por segundo. Si el GPU puede enviar 60 cuadros por segundo al monitor, las imágenes se verán claras. Ése no es el caso, sin embargo, ya que incluso pequeñas incongruencias pueden causar la ruptura de pantalla, ya que algunos cuadros serán repetidos.

Cuando una tecnología Adaptive Sync está habilitada, su monitor sincroniza la tasa de refrescamiento de la pantalla con la salida de cuadros que su tarjeta gráfica produce. Como resultado, toda la ruptura de pantalla y el tartamudeo son eliminados, y experimentarán una experiencia de juego clara y fluida, incluso si sus FPS aumentan o disminuyen de forma repentina.

FreeSync vs G-Sync

Desde que AMD hizo a FreeSync disponible, las personas etiquetarían a FreeSync como inútil o a G-Sync como demasiado caro. Claro, hay más sobre estas tecnologías y ambas pueden satisfacer a los diferentes tipos de gamers. G-Sync es más caro porque necesita un chip patentado para funcionar, mientras que FreeSync no, ya que usa el estándar VESA DisplayPort. G-Sync también viene con Ultra Low Motion Blur, también conocido como ULMB. Esa función no puede ser usada mientras G-Sync está activado, así que no es un gran problema para muchas personas. Mientras que FreeSync carece de este tipo de función, algunos monitores LG y BenQ con FreeSync brindan un tipo de función de reducción de desenfoque integrada dentro del monitor.

Admeás, FreeSync presenta un bajo rango dinámico que usualmente empieza en aproximadamente 40 Hz, mientras que G-Sync empieza a 30Hz o menos. Si los FPS bajan a menos que eso, FreeSync dejará de trabajar y encontrarán tartamudeo de pantalla una vez más. Con el fin de resolver esto, tendrán que reducir la configuración de las imágenes, la cual afecta el rendimiento. Algunos de los más nuevos monitores FreeSync, sin embargo, presentan LFC (Low Framerate Compensation), el cual se encarga de ese problema. Adicionalmente, hay algunas guías de ajustes para los drivers AMD para que puedan modificar el rango de FreeSync aún más. Esto es algo experimental, pero algunas personas dicen que funciona, aunque personalmente no lo he intentado.

FreeSync ahora también puede ser usado a través del puerto HDMI, mientras que G-Sync está estrictamente unido a la conexión DisplayPort. AMD busca hacer a FreeSync open-source y disponible para todos en el futuro. G-Sync, por otro lado, es básicamente un chip integrado en el monitor, mientras que FreeSync depende de los estándares abiertos.

Conclusión

Si están buscando un nuevo monitor para gaming y se pregunta si deberían comprar uno que soporte FreeSync, la respuesta es definitivamente sí. No hace daño y no incrementa el precio original del monitor. SI tienen un GPU de NVIDIA, tal vez deberían invertir en un monitor con G-Sync, el cual es la contraparte de NVIDIA en cuanto a un monitor con FreeSync. FreeSync les permitirá tener una suave experiencia de juego sin ruptura ni tartamudeo de pantalla.

No necesitan tener un gran presupuesto para comprar un monitor con FreeSync, ya que pueden optar por un monitor FreeSync asequible para iniciar si es que necesitan un monitor económico o si tienen un presupuesto apretado. También deberían echar un vistazo a FreeSync 2, el cual añade soporte para HDR (High Dynamic Range).

Lee mas:
Mejor Monitor para Edicion de Fotografia o video
Mejor Monitor para Gaming
Mejores Marcas de Portatiles

Start a Conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *