Mejores monitores 4K para Macbook Pro (Retina) / Mac Mini

Si tienes un MacBook Pro con Retina Display y quieres espacio de pantalla extra, entonces un monitor 4K puede ser una buena inversión, especialmente por el hecho de que los precios de tales monitores siguen bajando,

¿Por qué debes considerar un monitor 4K en lugar de un monitor más barato con menos resolución? Todo se reduce a la nitidez.

Resolución

Al estar activado por defecto en OS X, muchos propietarios de MacBook Pro con pantalla Retina aprovechan el modo HiDPI, un ajuste que duplica los píxeles de los elementos de la interfaz en los ejes x e y. Esto permite que cada elemento aparezca más grande para compensar los píxeles más pequeños que se proporcionan en pantallas tan densas, al tiempo que permiten unos textos afilados y nítidos, como si se tratara de letra impresa.

Los usuarios agradecerán tener una experiencia así en una pantalla externa. Lo que ocurre es que los monitores 4K tienen suficiente resolución como para soportar el modo HiDPI y aún así seguir siendo prácticos para un uso típico.

HiDPI

Los monitores 4K soportan una resolución nativa de 3840 por 2160. Al funcionar en HiDPI, el modo por defecto de OS X, la cantidad disponible de espacio de pantalla se reduce a la mitad en la práctica, lo que resulta en una pantalla que se percibe como 1920 por 1080. Evidentemente, al ejecutar el modo HiDPI estás renunciado a espacio en tu pantalla, pero por el bien de tus ojos, merece la pena.

HiDPI

En un MacBook Pro de 15 pulgadas con Retina Display cuenta con una resolución nativa de 2880 por 1800. Con el monitor configurado por defecto, el espacio real disponible es la mitad de eso, 1440 por 900. Como puedes ver, es bastante menos que los 1920 por 1080 proporcionados por los monitores 4K, aunque es posible establecer la pantalla del MacBook en 1920 por 1200 usando la opción Más Espacio, que se encuentra en Preferencias del Sistema – Pantalla. Así pues, si estás acostumbrado a usar los ajustes de pantalla por defecto de OS X, tener un monitor 4K será una buena mejora con cuanto al espacio real de pantalla.

Un bonus extra es que ahora los iPhones y los iPads pueden grabar video 4K. Poder ver tus propias grabaciones 4K a resolución completa en tu pantalla, es sin duda un beneficio más.

Manejar una pantalla 4K

Los monitores 4K son todavía relativamente nuevos en la industria, y por tanto, la tecnología continúa madurando y mejorando. Los primeros monitores 4K adoptaron el sistema de Multi-Stream Transport (MST), que usaba múltiples controladores de entrada. El resultado era que una sola pantalla se dividía en dos flujos de entrada de 1920 y 2160. Para las tarjetas gráficas que soportaban el MST vía DisplayPort 1.2, alimentaba estos dos flujos separados a 60Hz.

Como puedes imaginar, esta no es la mejor forma de implementar una resolución 4K o mayor en tu flujo de trabajo. Sí, funciona, y personalmente puedo dar fe de ello, pero para ser honesto, es como hacer trampa. Pueden producirse fallos gráficos y puedes encontrarte problemas aleatorios, que hacen que tu monitor aparezca como dos pantallas separadas en lugar de una. He tenido resultados distintos al usar el MST, pero ahora que las pantallas con Single-Stream Transport están disponibles por un precio razonable, recomiendo optar por esta vía.

No todos los MacBook Pro son capaces de soportar una pantalla 4K con SST. Según Apple, estos son los Mac que pueden gestionar con éxito una pantalla con Single-Stream Transport 4K a 60Hz:

  • MacBook Pro (Retina, 13 pulgadas, Principios de 2015)
  • MacBook Pro (Retina, 15 pulgadas, Mediados de 2014)
  • Mac Pro (Finales de 2013)
  • iMac (27 pulgadas, Finales 2013) y posteriores
  • Mac mini (Finales de 2014)
  • MacBook Air (Principios de 2015)

Fíjate que incluso los MacBook Air de principios de 2015 y posteriores son compatibles. Esto es especialmente interesante, ya que la propia pantalla del MacBook Air es una pantalla “normal” de baja resolución.

La clave en todo esto es que necesitas un MacBook Pro de 15 pulgadas de mediados de 2014 o posterior, o un MacBook Pro de 13 pulgadas de principios de 2015 o posterior, para poder aprovechar los 4K a 60Hz de la mejor forma. Los modelos anteriores pueden funcionar con 4K, pero usan MST, por lo que no recomiendo que optes por esa via.

Tampoco recomiendo usar ninguna pantalla a 30Hz. Se trata de una tasa de refresco que resulta menos que óptima para la experiencia de usuario. El nuevo MacBook de 12 pulgadas, por ejemplo, puede soportar una pantalla 4K, pero Apple dice que sólo es capaz de hacerlo a 30Hz.

¿El mejor monitor 4K para MacBook Pro?

Tengo algunos requisitos un tanto estrictos en lo que se refiere a elegir una pantalla 4K que acompañe a mu MacBook Pro. La pantalla debe cumplir con lo siguiente:

  • Debe tener un panel IPS (o PLS)
  • Debe usar el sistema Single-Stream Transport
  • Debe reproducir 4K a 60Hz
  • Debe soportar DisplayPort 1.2

Aquí hay algunas opciones disponibles para usuarios de MacBook Pro que quieran comprar un monitor 4K y que cumplen con estos requisitos:

Marca / Modelo Tamaño Precio
Dell P2415Q 24 427,82 euro
Dell P2715Q 27 600.00 euro
BenQ BL2711U 27 619,00 euro
Samsung U32D970Q 32 1130 euro
Dell UP3216Q 31.5 1.158,00 euro

Por supuesto, hay otras muchas opciones ahí fuera, pero estas son las que conozco mejor.

Hay monitores 4K que cumplen algunos, pero no todos, mis requisitos. Por ejemplo, hay varios paneles TN disponibles, pero creo que la mayoría de usuarios de Mac preferirían un panel IPS, como los que pueden encontrarse en las líneas MacBook Pro e iMac. El panel PLS usado en el monitor Samsung es muy similar al IPS, por lo que hemos decidido incluirlo aquí.

Dell P2415Q

El Dell P2415Q proporciona la mejor calidad-precio

Si estás buscando una pantalla 4K barata para usarla con tu MacBook, realmente tienes pocas opciones de equivocarte con el Dell P2415Q de 24”. Es el monitor más pequeño de nuestra lista, pero si hablamos sólo de una resolución efectiva de 1920×1080 al usar HiDPI, tener un monitor más grande no significa necesariamente un mayor espacio de pantalla en tu flujo de trabajo.

El Dell P2415Q no ofrece el acabado de los Ultrasharp, que son más caros y vienen calibrados de fábrica, pero por el precio que cuesta es difícil encontrar algo mejor. Nunca he sido fan de la calidad de construcción de los monitores Dell, y esta pantalla no es una excepción.

Si la precisión del color es de gran importancia para ti, y no te importa pagar un poco más, el BenQ BL2711U es una buena opción también, además de ofrecer tres pulgadas de pantalla adicionales.

Para monitores más grandes, yo optaría por los 5K, aunque como veremos en el siguiente apartado, los 5K están reducidos principalmente al sector de terceros fabricantes.

El factor 5K

Para ser totalmente honesto, un monitor 5K sería lo ideal, pero los precios para estos monitores son demasiados altos todavía, y las opciones son muy limitadas. Ahora mismo, el único monitor 5K que puedo encontrar en Amazon es el Dell UP2715K Ultra HD 5K, y por los más de $1500 que cuesta, bien puedes ir a por un iMac 5K reacondicionado, por menos de lo que cuesta esa pantalla.

Los monitores 5K son impresionantes, porque puedes disfrutar de la gran nitidez que tal resolución trae a tu escritorio, además de tener un montón de espacio de pantalla. Los monitores 5K tienen una resolución nativa de 5120×2880, lo que proporciona un espacio efectivo de 2560×1440 al ejecutar el modo por defecto de iOS X, el HiDPI. Es el mismo espacio que proporciona una pantalla Thunderbolt, con la ventaja añadida de que puedes disfrutar de la nitidez a la que estás acostumbrado en tu MacBook Pro.

Aunque parezca extraño, las innovaciones en el terreno de los monitores 5K parecen ir muy atrasadas. Los precios son todavía altos, y la cantidad de opciones disponibles son muy escasas. Con esto en mente, el iMac 5K, incluso si no lo encuentras en oferta, es una buena opción. Un iMac 5K reacondicionado puede ser una ganga si lo que buscas es una solución todo en uno.

Por desgracia, Apple mantiene que su iMac 5K no puede usarse como pantalla externa con el Modo Target Display. Tampoco hace mención a que su MacBook Pro de 2015 soporte pantallas 5K con una configuración por cable dual en su página de soporte, incluso aunque antes sí aparecía esta afirmación, Eso por no decir que parece haber cierta confusión en Apple HQ sobre las resoluciones que sus equipos soportan.

Conclusión

Como conclusión, podemos decir que sólo tú puedes decidir si un monitor 4K satisface o no tus necesidades. Como alguien que usa un MacBook Pro 15” con Retina Display, creo que los monitores 4K, a su actual precio, pueden ser buenas compras. No sólo consigues espacio extra, sino que también puedes disfrutar del HiDPI, algo a lo que muchos de los usuarios de MacBook Pro estamos acostumbrados.

Como pudimos comprobar en nuestro análisis del monitor LG UltraWide 21:9, contar con ese espacio es genial, pero es difícil tener que renunciar a la nitidez. Una vez que tus ojos se acostumbran a usar pantallas Retina, cuesta volver a una resolución más baja. Los monitores 4K no son perfectos, pero son una buena opción a precios razonables hasta que el 5K se extienda más.

Si el acabado y una vida útil a largo plazo son algunas de tus principales preocupaciones, te aconsejo esperar a que Apple lance Thunderbolt 3, equipado con pantalla 5K. Eso es lo que yo estoy esperando, pero una pantalla 4K puede hacer la espera más llevadera mientras tanto.

Start a Conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *