Mejor SSD 2017 (SATA, M.2 NVMe y PCIe SSDs)

¿Por qué un SSD?

El proceso de carga de programas y escritura de datos a tu disco duro es lento, pero usando un SSD puede ser realmente rápido. Si nunca antes has tenido uno de ellos en tu ordenador, prepárate para sorprenderte.

Los discos de estado sólido no cuentan con partes móviles, como sí tiene los discos duros tradicionales, y son mejores que estos en casi todos los aspectos. Usan mucha menos energía que los discos duros, producen mucho menos calor y no vibran. Además, son tres o cuatro veces más rápido en lecturas y escrituras secuenciales.

Y lo que es más importante, los SSD tienen tiempos de acceso aleatorio muy rápidos. El acceso aleatorio mide la cantidad de tiempo que le lleva a un disco duro acceder a un bit de información aleatorio almacenado en el disco. Un disco duro mecánico tiene que mover físicamente un cabezal magnético hasta una parte específica de un disco rotatorio para leer la información. Esto lleva sobre 17 ms en un disco mecánico rápido, mientras que un SSD puede hacer lo mismo en menos de 0,1 ms. Y toda esa velocidad se va sumando.

Qué SSD tengas importa, pero no tango como el hecho de que tengas cualquier SSD decente, en comparación con un disco duro mecánico estándar. La mayoría de la gente nunca notará la diferencia entre un SSD de alta gama y uno simplemente decente, pero en cambio sí se nota, y mucho, la diferencia entre un SSD y un disco mecánico.

Si tienes un ordenador con un disco duro estándar, ese disco es la parte más lenta de tu equipo. El resto del ordenador tiene que esperar a que la información sea leída o escrita en el disco.

Todo lo que hagas que necesite acceder a la información de tu disco duro será mucho más rápido en un SSD.

Son tan rápidos que han superado a la interfaz que los conecta al ordenador. La actual generación de SSD ya saturado el ancho de banda de la interfaz SATA, y la industria ya se está pasando al PCI Express- Los SSD con PCIe ya están disponibles, pero la realidad es que no son necesarios, o no merecen el sobre coste, para la mayoría de la gente. Algunas compañías, como Apple y Acer, ya usan SSD con PCI en algunos de sus portátiles, pero esos SSD no son reemplazables por el usuario por lo común.

Los únicos aspectos en el que los discos mecánicos todavía superan a los SSD son el precio y la capacidad. Los SSD todavía son más caros que los discos mecánicos, y los discos más grandes pueden almacenar más información que los SSD de mayor capacidad. De hecho, puedes hacerte con un disco para sobremesa de 6TB por cuatro céntimos por gigabyte, y un disco duro para portátil de 1TB por siete céntimos el gigabyte. El Crucial BX100 de 1TB cuesta $375, y el Travelstar 7K1000 de 1TB, un disco mecánico, cuesta $70. Y eso es una gran cantidad de almacenamiento por no mucho dinero.

La diferencia de precio se está acortando a la par que la gente cada vez almacena más información en la nube y menos en sus ordenadores. Un SSD decente podía costar en 2010 $3 por gigabyte y $1 en 2012. Hoy en día, en 2015, puedes hacerte con un buen SSD por menos de 40 céntimos el gigabyte.

¿Quién debería usar un SSD?

Deberías hacerte con un SSD como el Samsung 850 EVO de 500GB si tienes un ordenador de hasta tres años de antigüedad y un disco duro tradicional, o bien un SSD con muy poca capacidad o muy desfasado. Sin embargo, esto solo debe aplicarse si piensas mantener el mismo equipo al menos otro año, o si crees que puedes mantener el SSD en el siguiente ordenador que compres. De lo contrario, no hay motivo para actualizar un equipo que en poco tiempo vas a reemplazar.

Sinceramente, si tu ordenador tiene ya un SSD, la única razón real para comprar otro SSD diferente es si te quedas sin espacio en él. Pero nunca vas a notar la diferencia de velocidad, a menos que vayas a escribir archivos enormes cada día y creas que merece la pena ganar unos cuantos segundos. Los SSD de mis ordenadores de sobremesa tienen ambos en torno a tres años y la única vez que noto algún bajón en la velocidad es cuando accedo a algo que está en el disco duro mecánico.

También deberías actualizar tu RAM si tienes en tu ordenador 4GB o menos. 8 GB de RAM puede suponer una gran diferencia en el uso diario, pero 16 GB puede que sea excesivo para la mayoría de usuarios.

El mercado de los SSD para sobremesa está pasando desde SATA a PCIe, pero todavía tendrás puertos SATA en tu próximo ordenador. Para portátil, comprueba la página erb de tu fabricante o usa la herramienta asesor de actualización de Crucial para hacerte una idea del tipo de disco que tu portátil usa y si puedes reemplazarlo o no. La mayoría de portátiles antiguos usan discos SATA de 2,5 pulgadas, al igual que la mayoría de portátiles de menos de 600 euros o mayores de 15 pulgadas. Los más nuevos, especialmente los ultrabooks, usan mSATA o el factor de forma M.2, así que con probabilidad encontrarás uno que se ajuste a tu equipo.

¿Qué capacidad deberías tener?

Debido a que los SSD SATA han alcanzado ya el límite de su interfaz, la capacidad de tu disco es casi más importante que el modelo que elijas. El consejo común es hacerse con el SSD de mayor capacidad que uno pueda permitirse. Ahora mismo, la mayoría de la gente debería hacerse con un SSD de 500GB (como los distintos tipos de SSD usan diferentes cantidades de exceso de aprovisionamiento, las capacidades reflejadas pueden varias entre 480 GB, 500 GB, y 512 GB). Si vas a comprar un nuevo equipo, la opción del SSD de alrededor de 500 GB seguramente costará cientos de dólares más que un SSD de 256GB. De hecho, casi siempre resulta más barato comprar un portátil con un disco duro y reemplazarlo luego con un SSD mayor que comprar desde el primer momento un SSD más pequeño. Pero si vas a comprar un SSD en sí, uno de 500GB es la mejor opción. Un disco más pequeño será más lento y por lo general será más caro por gigabyte.

Los discos con capacidades mayores también tienden a ser más rápidos. Por eso buena parte de la ventaja en la velocidad de los SSD viene de la paralelización. Como AnandTech dice, “un chip NAND por sí solo no es muy rápido, pero cuando pones una docena o más de ellos en paralelo, el rendimiento aumenta”. Si tu disco tiene menos módulos de los que tu controlador puede escribir sobre ellos a la vez (por ejemplo si tienes una capacidad menor), no será tan rápido como podría. Con los SSD de hoy en día, obtendrás las mejores velocidades en los discos de a partir de 500GB o 1TB. Los discos más pequeños normalmente tienen menores velocidades de escritura, apenas escalando con el número de módulos NAND de la placa. El 850 EVO escapa a esto sobre todo gracias a su función TurboWrite, pero las versiones con mayor capacidad son aún más rápidos con cargas altas de trabajo.

Yo no compraría un SSD con menos de 250GB de almacenamiento siempre que pudiera evitarlo. Los SSD de 128GB (o menos) no tienen suficiente relación coste-efectividad, y además no tienen espacio para almacenar los datos de la mayoría de usuarios.

Nuestra elección:

Samsung 850 EVO 250GB

Samsung 850 EVO

Características principales

  • Rápidas y consistentes velocidades de escritura y lectura
  • Periodo de garantía razonable
  • Más barato que los discos de alta gama de Samsung

Este es otro disco de la actual generación de unidades Samsung, y como tal, también usa tecnología 3D-NAND que ayuda a elevar al 850 Pro por encima de la competencia. El 850 Evo es más barato, debido a que usa TLC (celda de triple nivel) en lugar de memoria MLC, un diseño que permite cierto ahorro pero reduce la resistencia y el rendimiento.

A pesar de ello, el 850 Evo no se queda tan lejos del 850 Pro en muchos benchmarks.Sus 510MB/s y 499MB/s de lectura y escritura secuencial sólo están 17MB/s y 3MB/s por detrás del Samsung más caro, y se mantiene al mismo nivel que el 850 Pro en pruebas con archivos pequeños – fue más rápido al leer y más lento al escribir.

El 850 Evo demostró su eficacia en pruebas con pequeños archivos en los benchmarks ATTO, pero se quedaron por detrás en pruebas más grandes, para quedarse en terreno medio en Iometer: fue incapaz de igualar al 850 Pro, pero siguió siendo mejor que muchos discos de precio similar.
La garantía de cinco años del Evo está entre las más generosas que hemos visto, aunque no llega al sorprendente periodo de diez años que ofrece el 850 Pro. La caja viene sin extras, algo que debes tener en cuenta cuando vayas a comprarlo.
El 850 Evo ofrece un fantástico balance entre precio y rendimiento – es más lento que el 850 Pro, evidentemente, pero también mucho más asequible. Si quieres un SSD rápido y no quieres comprometer calidad con un disco barato, esta es la mejor alternativa en un punto intermedio.

Kingston SSDNow UV400 500GB

Kingston SSDNow UV400

Características principales:

  • Numerosos accesorios incluidos
  • Rendimiento razonable, especialmente en lectura
  • No iguala a Samsung en cuanto a velocidad

Kingston ha lanzado este disco para atraer a los que actualicen a un SSD por primera vez y a aquellos con un presupuesto más ajustado, por lo que resulta sorprendente que la caja contenga tantos accesorios: un soporte de disco para bahía de 3,5 pulgadas, un caddy externo, un cable SATA y un adaptador de corriente MOLEX-SATA.

Este tipo de cosas ya no se incluyen ni en los discos de alta gama, mucho menos en los SSD económicos, por lo que es una agradable vuelta a los primeros días de los SSD, cuando todos los fabricantes incluían accesorios con sus unidades.
El disco en sí tiene un gran aspecto también con un diseño de metal arenado y destacados logos negros, pero es más convencional en su interior. Cuenta con un ya familiar controlador Marvell de cuatro canales junto con un TLC NAND de 15nm fabricado por Toshiba, con un espacio reservado para la funcionalidad SLC – un movimiento que se supone que incrementa la velocidad de escritura.
La garantía de tres años es bastante corriente, y el disco también está protegido por hasta 200TB de archivos escritos, una cifra media que supone 20TB menos que el Crucial MX300 pero superior a los 150TB de duración del Samsung 850 Evo.
El disco soporta funciones comunes como TRIM y monitorización SMART, pero no hay sorpresas. Eso, posiblemente, explica por qué el UV400 no ha mostrado nada que no se esperase en los test de rendimiento. Un patrón que se observa rápidamente es que el UV400 sobresale en las pruebas de lectura de archivos pero se muestra más mediocre en los benchmarks de escritura.

Su velocidad de lectura secuencia, de 529MB/s, está a kilómetros del Crucial MX300, por ejemplo, pero su tasa de escritura AS SSD de 488MB/s está sólo 6MB/s por detrás de su rival. Esto es un tanto inconsistente si lo comparamos con el Samsung 850 Evo también, que supera los 500MB/s en ambas pruebas.

Ese patrón continuó en CrystalDiskMark. El UV400 estuvo más de 50MB/s por delante del Crucial en lectura pero sólo 2MB/s en escritura, y de hecho perdió frente al MX300 en algunas de las pruebas de escritura de pequeños archivos, un problema que nunca había tenido en los test de lectura de pequeñor archivos. El disco de Samsung, sin embargo, fue consistentemente más rápido en todas las pruebas con CrystalDiskMark.

El UV400 superó a ambos rivales en las pruebas de lectura de archivos pequeños en Atto, y siguió rindiendo bien aquí: su máxima velocidad de lectura de 560MB/s superó a la competencia, aunque el Samsung estuvo sólo 13MB/s por detrás. Los discos estuvieron cercanos en escritura de archivos, aunque la tasa máxima del UV400, de 530MB/s, igualó a la del Samsung.

Otro aspecto mostrado por los benchmarks son los tiempos de acceso. En AS SSD, el UV400 mostró unos tiempos de acceso de lectura y escritura de 0.128ms y 0.134ms respectivamente, algo que sin llegar a ser lento, está bastante por detrás de cualquier rival. El tiempo de acceso medio del Kingston en IOMeter fue de 2.2458s, igual de lento más o menos que la competencia.

Por tanto, tenemos unos resultados un tanto inconsistentes en los benchmarks. El UV400 es más rápido que el MX300 en muchas pruebas importantes de lectura de archivos, y también se sitúa por delante en cuanto a escritura, pero esta velocidad se ve minada por los lentos tiempos de acceso y por todos los logros del Samsung 850 Evo.

El UV400 de Kingston es uno de los SSD más baratos que podemos encontrar, y es una buena opción si la velocidad no resulta tan importante como el precio. Sin embargo, el Samsung 850 Evo sigue siendo la elección estrella para tener buena velocidad sin salirse de presupuesto.

Crucial MX300 525GB

Crucial MX300

Característica principales:

  • Velocidades rápidas y consistentes, aunque un poco lento en las pruebas de lectura
  • Tasa de duración generosa
  • Más barato que sus dos rivales

Crucial ha desarrollado una buena reputación con sus SSD asequibles, y el MX3000 es la tercera generación de una de sus líneas estella.

En esta nueva unidad, Micron – la compañía matriz de Crucial – hacer debutar a su chip 3D Flash, lo que significa que ahora su tecnología se iguala a las de Samsung y SK Hynix. Los chips 3D desarrollan transistores a través de cuatro planos, por lo que los chips pueden ser mucho más densos y por lo tanto baratos. El MX200 usaba dados de silicona que podían albergar hasra 256GB de información, pero los mismos dados en el MX300 almacenan hasta 384GB.

El coste no es la única ventaja. Los transistores Floating Gate que se usan aquí reducen la disrupción eléctrica y el gasto de las celdas vecinas, lo que reduce el consumo de energía y puede contribuir a incrementar la vida útil de la unidad.

Vamos a analizar la versión de 525GB del MX300. Es un tamaño considerable, aunque los fanáticos de la tecnología saben que supone un paso más que los usuales modelos de 500GB y 512GB. Esto se debe a que los nuevos dados t ienen un tamaño de 48GB, por lo que Crucial construye el MX300 con once dados y un poco de sobreaprovisamiento.

El MX300 incluye soporte para TRIM, encriptación AES de 256 bits y monitorización SMART, junto con ruta de datos y protección contra pérdida de energía, lo que resulta una buena gama de funcionalidades para este precio. El disco de Samsung ofrece sopreaprovisionaliento personalizable y caché de memoria, pero esas son características más especializadas.

Crucial incluye una garantía de tres años y 220TB con el MX300. Eso supone dos años menos que el modelo de Samsung, pero es una tasa de resistencia mejor, ya que el 850 Evo sólo está cubierto hasta 150TB de escritura. El MX200, más antiguo, también tiene una tasa de duración de 160TB. Eso significa que el MX300 puede ser una mejor opción si vas a escribir grandes cantidades de información en el disco.

El nuevo 3D Flash de MX300 hace que el precio sea inferior, pero los Benchmarks sugieren que el rendimiento no ha mejorado de forma generalizada, especialmente en cuanto a rendimiento de lectura.

La velocidad de escritura secuencial del nuevo disco es de 482MB/s, mejor que el anterior modelo, pero el resultado de 470MB/s en lectura está por detrás tanto del MX200 como del Samsung 850 Evo. El patrón continúa: los resultados de escritura de AS SSD 4K y el 4K-64 del MX300 fueron más rápidos en ambos casos, pero la lectura sigue siendo más lenta.

El mismo patrón puede verse en CrystalDiskMark, con unos mejores resultados de escritura y peores velocidades de lectura. Sin embargo, el MX300 nunca llega a ser un top: no obtuvo ningún resultado más allá de los 500MB/s, mientras que el disco de Samsung rompió esa barrera en lectura y escritura secuencial.

El benchmark Atto reveló más sobre las fortalezas y debilidades del MX300. Sus resultados en lectura y escritura de pequeños archivos fueron de 378MB/s y 404MB/s, ambos mejor que en el MX200, con la última también más rápida que el Samsung. Sin embargo, el nuevo disco falló en el momento en que se tuvo que encargar de archivos más grandes: quedó por detrás de su predecesor al leer archivos y por detrás del Samsung tanto al leer como al escribir.

El MX300 plantó batalla en IOMeter. Su resultado total I/0 de 7.006 es mejor que los otros dos discos, y su velocidad media de 268MB/s también batió a ambos. Aún así, su tiempo de respuesta fue peor, sugiriendo que este disco puede ser un tanto lento a la hora de saltar a la acción.

La última unidad de Crucial ofrece un rendimiento desigual comparado con el MX200 y el Samsung, pero hay que recordar que el MX300 nunca llega a ser lento. Su precio es atractivo, su tasa de duración es mejor que sus dos rivales y también es algo más grande que ellos. Nunca batirá ningún record de velocidad, pero es un SSD asequible y fiable.

Crucial MX200 500GBCrucial MX200

Características principales

  • Velocidad mejorada en la mayoría de pruebas con relación a na generación anterior
  • Diferentes factores de forma disponibles
  • Apenas un poco más caro que los SSD más baratos

Este es el sucesor del MX100, que abanderó la actual generación de SSD baratos y rápidos de Crucial. Está compuesto por chips de memoria fabricadas por Micron, como el primer modelo, lo que no resulta sorprendente, ya que Micron es propietario de Crucial.

Hay poca innovación en lo que se refiere al diseño del MX200. Cuenta con el mismo controlador Marvell y NAND de 16nm que el modelo antiguo, con mejoras en el rendimiento gracias al caché mejorado, más que a la actualización de sus componentes.

La tasa de duración de 80TB del MX200 está mejorada, y también se incluye encriptación. La garantía de tres años es una cifra estándar.

El caching ayuda a que el MX200 sea mejor que su predecesor, con una mejora marginal en la velocidad en las pruebas de lectura secuencial y un gran salto de casi 150MB/s en escritura de archivos según los benchmarks. En las pruebas con pequeños archivos se mostró inconsistente, ya que sólo igualaba al modelo anterior o incluso se mostraba por detrás.

El rendimiento mejorado en las pruebas de archivos ATTO demuestran que el MX200 rinde bien en casi todos los tamaños de archivos, aunque vuelve a flaquear en el test IOMeter a largo plazo, donde fue uno de los peores del grupo.

Al tener un hardware idéntico al del anterior disco, el MX200 no ofrece grandes mejoras sobre el MX100, pero sigue estando ligeramente por encima de los SSD más baratos del mercado. Si quieres un buen disco todo terreno y aspiras a algo más que a los productos más baratos, debes tener en consideración a este modelo.

Elección de alta Fin:

Samsung 850 Pro

Samsung 850 Pro

Características principales

  • Increíble rendimiento en los benchmarks
  • Gran capacidad
  • Gran duración y periodo de garantía

El buque insignia de los SSD actuales de Samsung se beneficia del hecho de que la firma controle cada fase de su producción.

Es el disco SATA más rápido que hemos visto en cuanto a benchmarks de escritura secuencial y su tasa de lectura de archivos pequeños no ha sido superado por ningún SSD de este grupo. En los test de 4K-64 domina de forma similar, y es el único disco reciente que que llega más allá de los 500MB/s tanto en las pruebas de escritura como de lectura secuencial de CrystalDiskMark.
En la prueba de todo en uno de ATTO, el 850 Pro venció en la mayoría de benchmarks, y el resultado del test de largo plazo de Iometer fue de 7.826, el mejor que hayamos visto con un amplio margen.

La garantía de diez años del 850 Pro también es más larga que la ofrecida por los discos competidores, y su cuerpo de 7mm es pequeño y elegante. También se beneficia de una fantástica tasa de duración de 150TB, gracias en parte al sistema revisado 3D-NAND de Samsung, que despliega los transistores de una forma que reduce el desgaste.
El único punto negativo es la ausencia de extras en la caja, pero este no es un gran inconveniente teniendo en cuenta lo bueno que resulta el 850 Pro en cada uno de los demás apartados. Si quieres el disco más rápido que existe y el dinero no es un impedimento, entonces esta es la mejor opción.

SATA: SanDisk Extreme Pro 480GB

SanDisk Extreme Pro

Características principales:

  • Rápido en la mayoría de benchmarks
  • Larga garantía de 10 años
  • No llega la nivel del Samsung 850 Pro

El último disco de SanDisk está diseñado para un rendimiento de alto nivel, es decir, para PC gamers y aquellos que trabajen con herramientas altamente exigentes.

Para ese fin, SanDisk ha dotado a su disco con una actualización de su memoria flash. Los chips, fabricados por la propia compañía, son ahora unidades MLC de 19nm con espacio reservado para sobreaprovisionamiento, y el nCache Pro de SanDisk puede usarse para tratar parte de la unidad como SLC – la estructura de celdas que proporciona un mejor rendimiento a costa de densidad y longevidad.

No hay todavía signos del 3D NAND, pero SanDisk ya ha anunciado un acuerdo con Toshiba para construir una nueva fábrica.

El Extreme Pro se basa en el mismo controlador que la generación anterior de unidades de SanDisk, pero los ingenieros de la compañía han alterado el firmware para proporcionar un mejor rendimiento.

El disco de SanDisk incluye soporte para SMART y TRIM, pero no hay rastro de protección contra pérdida de energía o encriptación. Eso no debe preocupar a la mayoría de usuarios, pero merece la pena recordarlo si buscas un disco con protección para información sensible.

El Extreme Pro está protegido por una garantía de 10 años, a la par de los mejores discos de Samsung. Sin embargo, el SanDisk sólo cuenta con una duración de 80TB, suficiente para la mayoría de usuarios y de PCs gamers, pero sólo la mitad de lo que ofrecen sus rivales.

Tampoco hay mucho para elegir entre los dos en relación a los benchmarks. La velocidad de lectura en AS-SSD del SanDisk es de 524MB/s, tres megabytes por delante del Samsung, pero el Extreme Pro se sitúa por detrás en escritura, con una tasa de 469MB/s. La falta de 3D NAND parece afectar también a otros tests con AS SSD, con el Samsung siendo más rápido en las pruebas con archivos pequeños y con un marginalmente mejor tiempo de acceso.

Otros factores de forma

Para sobremesa

Personalmente, yo todavía me haría con el Samsung 850 EVO de 500 GB, aunque hay algo más de flexibilidad en cuanto a la capacidad, ya que puedes tener fácilmente discos para almacenamiento masivo de hasta 4 TB. También puedes considerar alguno de los discos OCZ, como el Arc 100 o el Vector 180, que por otro lado tiene un mayor consumo de energía, por lo que en condiciones normales sería descartado. Una vez dicho esto, deberías hacerte al menos con 250 GB de capacidad, debido al tema del precio y la velocidad de escritura que ya hemos comentado en relación a los discos más pequeños.

Para portátiles con discos mSATA

Son menos las compañías que hacen discos mSATA que las que hacen los SSD SATA estándar, pero aquí la mejor opción es el Samsung 850 EVO mSATA o el Crucial MX200.

Para portátiles con discos M.2

El nuevo factor de forma M.2 es complicado, ya que tienes que averiguar si tu ranura M.2 es SATA o PCIe y qué tamaño de disco puede acoplarse a ella, y luego qué discos son compatibles. De lejos la mejor forma de asegurarte de esa información es mirando esta lista. Una vez que sepas el tipo de discos que encaja en tu ordenador, deberías encontrar un SSD Samsung, Crucial, Intel, o Plextor SSD que sea compatible. La versión M.2 del 850 EVO tiene muy buenas reseñas, aunque la versión de 1 TB parece tener problemas de consistencia. El factor de forma M.2 es todavía muy reciente, así que ningún ordenador que tengas con este formato va a tener, con toda probabilidad, un SSD lo bastante decente, por lo que será mejor que esperes hasta que salgan más opciones de SSD antes de actualizar.

Mejor M.2 SSD:

Crucial MX200 250GB

https://mejorantivirus.net/wp-content/uploads/2016/12/m300.jpg

Características principales

  • El disco M.2 más barato de este grupo
  • Velocidad decente y consistente
  • Idéntico al SSD MX200 más grande

Crucial ha acaparado el mercado de los SSD baratos durante los últimos 18 meses, al igual que Samsung lo hizo con el nicho de alto nivel. Ahora, ha dirigido su atención al creciente segmento del M.2 con una versión reducida de su popular MX200.

Se trata de un modelo idéntico a la versión de 2,5 pulgadas del MX200, lo que significa que cuenta con un controlador Marvell y NAND 16nm junto con tecnología de cacheado que almacena los archivos a los que se accede con frecuencia para mejorar el rendimiento.
Esas especificaciones dan como resultado un sólido, aunque no espectacular, resultado. Una velocidad de lectura secuencial de 522MB/s no está tan lejos de los 600MB/s del SATA bus, y su tasa de escritura secuencia de 478MB/s tampoco queda muy atrás de los mejores discos SATA. Ambos resultados son prácticamente idénticos a los del modelo de tamaño completo del MX200.

El MX200 mantiene ese rendimiento en los test de CrystalDiskMark, y muestra consistencia en los benchmarks de ATTO: su velocidad de lectura asciende rápidamente más allá de los 500MB/s y llega hasta los 561 MB/s con diferentes tamaños de archivos, y su tasa de escritura también supera los 500MB/s en distintas pruebas.

El rendimiento del MX200 con pequeños archivos no es tan bueno, mostrando unos resultados medios. Sin embargo, su consistencia en todos los aspectos, junto con su precio, de sólo $105 en el caso d el modelo de 250GB analizado aquí, lo convierte en el SSD M.2 más barato que nunca hemos visto, y por lo tanto es nuestra primera recomendación para presupuestos ajustados.

Samsung 850 Evo M.2 250GB

Samsung 850 Evo M.2 250GB

Características Principales

  • Imita al disco de 2,5 pulgadas con 3D V-NAND
  • Precio competitivo
  • Rendimiento rápido y consistente

Los pequeños chips y controladores Flash usados en los SSD modernos hacen posible que los fabricantes metan fácilmente sus unidades en el formato M.2, y eso es exactamente lo que Samsung ha hecho para fabricar su 850 Evo 250GB.

Esto da como resultado unas especificaciones basadas en el 3D V-NAND de Samsung, que almacena capas de memoria en vertical para aliviar las presiones en los procesos de manufactura más pequeños. También cuenta con un controlador dual-core de bajo consumo diseñado para operar en M.2.

El 3D V-NAND de Samsung ha probado ser efectivo en el pasado, y su rendimiento se muestra fiable también aquí. Su tasa de lectura y escritura secuencial de 512MB/s y 497MB/s se equipara con el Crucial MX200, y su velocidad secuencial en 4K-64, de 374MB/s, hacen que el Samsung se posicione por delante de su rival más cercano.

El Samsung mostró más consistencia en ATTO: sus velocidades de lectura y escritura de 8KB, de 434MB/s y 398MB/s, son en ambos casos mejores que las del MX200, aunque el límite máximo de velocidad de lectura del 850 Evo, de 547MB/s, fue un poco menor.

El 850 Evo alcanzó el máximo resultado en Iometer, con 5.202 IOPS: más que el Crucial y también mejor que el disco basado en PCI de Plextor.

No fue capaz de igualar a los SSD M.2 basados en PCI en velocidad general, pero es mejor que el Crucial MX200 en muchos tests y más consistente en líneas generales. Es un poco más caro, pero nosotros estaríamos dispuestos a pagar la diferencia por su mejor consistencia.

Samsung 950 Pro M.2 SSD 512GB

Samsung 950 Pro M.2 SSD 512GB

Características Principales

  • Gran velocidad en benchmarks
  • Alta capacidad
  • Caro, pero aún así más barato que algunos de sus rivales

Samsung ha liderado el sector por mucho tiempo gracias a la velocidad, innovación y valor de sus SSD tradicionales, y en buena medida esto sigue siendo así con sus últimos discos. Es uno de los dos fabricantes que usa toda la velocidad que ofrecen la interfaz PCI del M.2. Sin embargo, no usa el 3D V-NAND que puede encontrarse en los SSD más grandes de Samsung; en lugar de ello, tiene el MLC NAND de 19nm que estamos acostumbrados a ver en una amplia gama de productos.

Tiene soporte para arranque, lo que supone una mejora sobre el predecesor de este disco, y está disponible en versiones de 128GB y 256GB, además del modelo de 512GB que hemos analizado aquí.
El SM951 ofreció unos resultados en benchmarks asombrosos. Su tasa de lectura y escritura secuencial, de 1.947MB/s y 1.504MB/s, es muchas veces mejor que en los SSD tradicionales y sus velocidades en 4K-64, de 685MB/s y 368MB/s, son decentes; por delante de sus rivales, aunque no por mucho.

Su ventaja en cuanto a rendimiento fue mayor en ATTO: su velocidad de lectura y escritura en 8KB fue de 830MB/s y 791MB/s, más altas que en cualquier otro disco M.2, con cifras aún mejores cuando trabajaba con bloques más grandes de datos. Con archivos de 8MB, los resultados de lectura y escritura del Samsung fueron de 2.253MB/s y 1.594MB/s, algo que sólo puede calificarse como de primera clase.

En nuestro benchmark final, Iometer, el Samsung alcanzó un máximo de 7.193 IOPS, mucho mejor que sus competidores, como era de esperar.

No se puede negar que el último SSD de Samsung rompe los récords de velocidad en los benchmarks, pero tampoco se puede negar su precio y la necesidad de contar con una placa base de alta gama o una tarjeta de PCI externa para sacar el máximo rendimiento a este disco.

En resumen

Si tienes un ordenador de sobremesa o un portátil que tenga más de dos años de antigüedad, o bien no tienes aún un SSD o tienes uno pero antiguo, lento y con poca capacidad, deberías seguir nuestra recomendación y hacerte con el Samsung 850 EVO de 500 GB. También es una buena opción si vas a comprar un portátil nuevo que venga con un disco duro tradicional, si buscas una opción barata y no te importa realizar una pequeña operación técnica.

El Samsung 850 EVO es rápido y fiable, además de estar fabricado por uno de los grandes nombres en el sector de los discos de estado sólido, que además se encarga de producir todas y cada una de las partes que componen sus discos. Cuenta con una garantía bastante larga, un software potente y un gran precio. Hay muchos discos que son igual de buenos, y algunos incluso son más baratos, pero para la mayoría de la gente, el Samsung 850 EVO supone la mejor combinación de precio y rendimiento. Los pocos discos que hay más baratos, sin embargo, no tiene el software de clonación o la encriptación, y los modelos más rápidos no merecen la pena para la mayoría de usuarios dado el coste añadido.

Leer Más:
Ordenador va muy lento
Cambiar la unidad de DVD del portatil por un SSD

One comment

Join the Conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *